Apilluelo, en medio de la nevada. | RICARDO GRASA


Apilluelo, en medio de la nevada.