Íñigo López, incrédulo tras ver la tarjeta roja. | PABLO SEGURA


Íñigo López, incrédulo tras ver la tarjeta roja.