La fachada del establecimiento derrocha encanto. | A.H.


La fachada del establecimiento derrocha encanto.