El papa Francisco, ayer. | EFE


El papa Francisco, ayer.