Refugiados esperando ayer a las puertas de la frontera de Serbia con Hungría, entre las localidades de Horgos y Roszke. | EFE


Refugiados esperando ayer a las puertas de la frontera de Serbia con Hungría, entre las localidades de Horgos y Roszke.