Enrique Cavero atendía ayer en Huesca a una joven, mientras un chico esperaba su turno. | LAURA CEREZA


Enrique Cavero atendía ayer en Huesca a una joven, mientras un chico esperaba su turno.