El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu. | EFE


El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu.