El primer ministro francés, Manuel Valls, durante el pleno, ayer, de la Asamblea Nacional francesa. | EFE


El primer ministro francés, Manuel Valls, durante el pleno, ayer, de la Asamblea Nacional francesa.