Un operario acabando de colocar la Virgen de Salas en su altar. | MIGUEL GARCÍA


Un operario acabando de colocar la Virgen de Salas en su altar.