El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ayer en Londres. | EFE


El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ayer en Londres.