Txutxo Iturbide ante algunas de las obras expuestas en Garabato. | PABLO SEGURA


Txutxo Iturbide ante algunas de las obras expuestas en Garabato.