Alumnos del Sancho Ramírez cargados de libros en sus mesas y con rostros llamativos. | PABLO SEGURA


Alumnos del Sancho Ramírez cargados de libros en sus mesas y con rostros llamativos.